lunes, 2 de junio de 2008

Un elefante en la Feria del Libro de Madrid...

apareció ayer por la mañana.
Era de un color extraño.

El suceso ocurrió en la caseta número 178 de la editorial Amargord, pero, por suerte, allí estaba la Domadora de Elefantes para evitar que el paquidermo verbívoro y bibliófilo hiciera de las suyas en ese banquete de libros.

Muy bien acompañada por Antonio y por Rafa,


entre poemas y firmas,


en esa 'jaula' del zoo de las letras vigilada por Chema


y disfrutando de visitas como la de María y Pablo...

La Domadora de Elefantes pasó una agradable mañana de domingo disfrutando de las piruetas de su criatura de grandes orejas naranjas.

P.S.: Mi querida Nuria Ruiz de Viñaspre ha dado su propia visión de lo sucedido en ese Rascacielos en el que cabe todo el arte del mundo. Si no lo conocéis aún, quizá este sea un buen momento para adentraros en la frondosidad de sus palabras.

Publicar un comentario