sábado, 16 de agosto de 2014

"El dragón de la chimenea", "Subasta extraordinaria" y La Red de la Memoria en el periódico Nueva Alcarria



NUEVA ALCARRIA | Jueves 14/08/2014  - Sociedad

Gracia Iglesias presenta sus dos últimos libros de carácter infantil

El 19 de agosto protagonizará una performance en Madrid donde "recogerá recuerdos" para el proyecto 'La red de la memoria'

La escritora, periodista y artista conceptual Gracia Iglesias, madrileña que vive en Guadalajara desde hace diez años, es en la actualidad una persona dedicada “al 100% a la cultura”.  Da clases de escritura y animación a la lectura y realiza proyectos artísticos propios y por encargo. Se licenció en periodismo con premio extraordinario y ejerció la profesión en diversos medios de comunicación de carácter nacional y provincial hasta que en 2008 decidió emprender su camino como autónoma. Desde entonces ha escrito numerosos libros, cuatro de ellos de poesía, que han recibido diferentes premios, y más de media docena de carácter infantil, así como cientos de cuentos y poemas para métodos educativos del Grupo Anaya. Es conocida por sus performances, un tipo de arte conceptual “donde eres, no actúas como en el teatro”. 


Gracia Iglesias estudió periodismo con el plan del año 95 buscando como optativas las asignaturas de arte. Su profesora Elena Lowy la animó a colaborar en revistas de arte y a través de una de ellas contactó con la galería Catarsis, donde trabajó durante años y aprendió mucho. “Abrió mi mente, entendí que el arte no tiene puertas. Sentí que me invadía”. Al principio fue a través de la poesía, haciendo recitales cada vez más escénicos, que la llevaron a crear performances. Entre sus hitos en este campo resalta el vivido en 2009 en el Festival Perfopoesía de Sevilla cuando permaneció cuatro días en un cubo de metacrilato transparente de casi 3X3 con un saco de dormir y un lavabo. “Fue una experiencia fenomenal. Yo oía a la gente, pero solo podía hablar con ellos a través de una rendija. Me daban alimentos, pero sobre todo libros porque son lo que yo pedía, lo que libera la mente y lo que me tenía que liberar a mí de aquella prisión. Fue agotador. Llegaron a darme unos 15.000 libros con los que hice una pirámide y salí de allí por la puertecita del techo por la que había entrado”. La segunda fase del proyecto era “liberar” a otra gente con esos libros, por eso después de clasificados los mandaron a los campos de refugiados saharauis, que tienen difícil acceso a la literatura en español. 


Otro de sus más llamativos proyectos es La red de la memoria, que empezó en el festival Coruña Mayúscula hace un año. “El concepto de partida es que los seres humanos somos memoria. Existimos mientras alguien nos recuerda y habla de nosotros, mientras hay memoria compartida y mezclada”. Por ello en la primera fase de este proyecto, en 2013, Iglesias estuvo en el escaparate de una librería coruñesa recogiendo recuerdos, hilos, lanas, cintas. La gente se sentaba y le contaba alguna historia, unas largas, otras muy cortas.  Con todos esos archivos sonoros, “mezclando, fraccionando recuerdos pero sin cambiar el sentido”, en una segunda fase, en el mismo sitio, un año después, tejió durante doce horas consecutivas, cosiendo los recuerdos que escuchaba en el altavoz. “Escuchar recuerdos y tejer un poncho. Recoger recuerdos y tejer lo recogido. La red de la memoria. Este proyecto que iba a ser de un año será vital”, señala Gracia, que volverá a recoger recuerdos este 19 de agosto, en el Patio Maravillas de  Madrid, experiencia que repetirá en Guadalajara, para lo que ya está en contacto con Isabel Nogueroles. En este campo de la performance su maestra es Marina Abramovic, a la que muestra su admiración.

Sus dos últimos libros

Este verano, Gracia Iglesias ha presentado sus dos últimos libros,  ‘El dragón de la chimenea’, de la editorial Pintar-Pintar, con ilustraciones de Francesca Assirelli y ‘Subasta extraordinaria’, con ilustraciones de Susana Rosique, de la editorial La Guarida.  Respecto al primero de los libros, la escritora destaca que sale de los cánones del cuento tradicional. “El dragón no es malvado. La princesa es una chica normal que no necesita ser salvada, sino que es ella la que salva al dragón de un cartero con ínfulas de caballero”, resume. El argumento es original y diferente. La protagonista descubre dentro de la chimenea de su casa al bondadoso dragón del que se hace muy amiga, compartiendo las tareas del hogar y disfrutando mutuamente de su compañía. Un día su presencia en la casa es descubierta por el cartero quien haciéndose el héroe se lo lleva a punta de manguera hasta el parque de bomberos. La chica descubre su paradero y consigue liberarlo. “La chica ya no tiene que esperar a que un príncipe la libere, lo puede hacer por sí sola”, señala la autora.

Más imaginativa aún es la segunda de sus obras. ‘Subasta extraordinaria’ es un libro dentro de un libro. Es un catálogo de subasta que se hace en el Museo de Todo lo Perdido. A la subasta se entra por el catalogo que es mágico. A través de él se ven los lotes. Los personajes interactúan de un lote a otro. Hay muchos detalles por descubrir. Así, aun catalogado como libro infantil es comprado por adultos. “Son textos sencillos de mucha profundidad. No es un libro de cuentos, pero cada lote encierra una historia que cada uno puede consultar. Mis amigos poetas dicen que es poesía”.  Ambos libros se pueden adquirir en ‘La ballena de cuentos’ o en cualquier librería infantil.

A estos dos libros se añade “un tercer nacimiento”. Lleva por título ‘Aventura en Nueva Londres 3.000’. Sus autores son dos de sus alumnos, Javier Riendas y Sara Herranz, a los que da clase de escritura, “les he visto crecer. Son dos niños con grandes cualidades para escribir, con mucha imaginación e ilusión. Les dije, sin pensar que fuera a salir, vamos a escribir una novela, y poco a poco se fue haciendo hasta tener hoy este libro”. El argumento comienza en Londres en el año 3.000. Los protagonistas ahondan en una noticia que encuentran en un recorte de prensa que les lleva a adentrarse en los bajos del metro. Allí se pierden y suceden muchas aventuras”. 
Publicar un comentario