miércoles, 10 de diciembre de 2008

Cabras para el Sahara

Con motivo de su 65 cumpleaños, la empresaria Charo García celebró una fiesta en Madrid que formaba parte de lo que ella ha llamado su proyecto "Tinduf 65", con el que pretendía aportar su granito de arena al Año Internacional de los Derechos Humanos en Sahara Occidental, que se ha celebrado en este 2008 que está concluyendo.

La intención de la fiesta era recaudar fondos para poder comprar cabras en el Sahara a quienes allí tienen rebaños y después donarlos a un hospital materno-infantil, una escuela y una residencia de ancianos. Esta es, según explica Charo en el blog que creó para promover la iniciativa, una de las mejores formas de ayudar a los exiliados, según el propio Frente Polisario, ya que comprando los animales se aporta riqueza a los ganaderos locales y, después, las cabras jóvenes ofrecen leche, cabritos y (ya en la madurez) carne, a quienes las poseen.

En la fiesta, celebrada en el restaurante Casa Gabriel de Villanueva de la Cañada, estuvieron presentes los representantes del Frente Polisario en España. Antes de servir la exquisita cena se proyectó un vídeo sobre la situación de los exiliados en Tinduf y yo realicé la performance Bubisher.


Representando al "pájaro de las buenas noticias" saharaui, leí textos referentes a la situación que vive esta cultura en el exilio, y de mi falda-plumaje de vivos colores se desprendieron mensajes de solidaridad y poemas escritos por autores de la llamada Generación de la Amistad, así como de poetas españoles afines a la causa saharaui.

En esta ocasión los Hijos de las Nubes, mensajeros de la esperanza fueron una docena de niños de distintas nacionalidades que participaron activamente en la acción.




Finalizada la performance, ya después de la cena, se subastaron dos obras de arte (una fotografía y un grabado), para redondear la cifra recaudada hasta ese momento. En la imagen podéis ver al autor de la foto subastada -lamento no recordar el nombre-, junto con Pedro G. Chain, que asumió el papel de subastador.


Aquí tenéis a Charo, la organizadora de todo el proyecto, besando efusivamente al ganador de la primera pieza.

La maestra de ceremonias y presentadora del acto, Mar Ruiz Villalba se ofreció también para ejercer de azafata durante la segunda subasta.


En total se recaudó dinero suficiente como para comprar más de 40 cabras. Al día siguiente de la cena, Charo y un grupo de cinco amigos más, viajaron a Tinduf para realizar efectivamente la compra y la donación de los animales. A fecha de hoy ya deben estar de vuelta y espero que su expedición fuera todo un éxito.
Publicar un comentario