domingo, 29 de abril de 2007

Recursos Humanos

Para encontrar un buen empleo siga escrupulosamente los siguientes consejos:

- Estudie bien el puesto al que desea optar y adecue su curriculum vitae al mismo.

- Acuda a la entrevista bien vestido y acorde con el puesto al que desea optar. Cuídese de las
estridencias y, en caso de que sea mujer, procure llevar traje de chaqueta, mejor de falda que de pantalón, aunque todo será según el puesto deseado.

- Cuide su aseo personal y su maquillaje y huya de los perfumes demasiado exagerados.

- Llegue al lugar de la cita cinco minutos antes, ¡no se retrase nunca! Tampoco es conveniente demostrar ansiedad apareciendo con demasiada antelación.

- Evite a toda costa el olor a tabaco en su ropa.

- No fume durante la entrevista, ni manipule cigarrillos, mecheros, bolígrafos, llaves o cualquier otro objeto que demuestre que está nervioso.

- Mire a los ojos del entrevistador y muéstrese seguro, pero no imperativo o autosuficiente.

- Valore siempre positivamente el trabajo en equipo.

- Muéstrese capaz de tomar decisiones, pero que no parezca que es usted demasiado listo.

- Muéstrese dispuesto a ser explotado pero que no parezca que está usted desesperado por
encontrar trabajo.

- Responda a las preguntas personales que se le hagan como si no le importase un rábano que le vayan a valorar por su número de pie más que por su formación y experiencia laboral.

- Defínase.

- Pinte un árbol.

- Pinte a su familia.

- Responda dando prioridad a un centenar de preguntas contradictorias.

- No sude.

- Respire sólo cuando se lo permitan.

- Sonría cuando le digan "nos pondremos en contacto con usted".

He aplicado estas normas en todas las entrevistas que he tenido la ocasión de realizar, me importara mucho o poco el puesto ofertado. Ninguno de los trabajos importantes de mi vida lo he conseguido por este método.

La primera vez, el mejor jefe que jamás he tenido me llamó por teléfono a casa (sin conocerme) para darme la oportunidad de demostrar lo que valía trabajando con él. Lo que empezó como una colaboración más o menos temporal acabó siendo una larga relación de trabajo y de amistad que aún dura hoy en día.

En otra ocasión me llamaron por teléfono para ofrecerme un puesto de gerencia tras haber encontrado un cv que yo había dejado en una feria de empleo bastante tiempo antes. Les bastó con ver lo que allí ponía para darme una oportunidad.

El peor jefe que he tenido hasta ahora me ofreció el puesto de más responsabilidad (y también el que parecía tener más proyección) convocándome a su despacho para que le diera mi opinión sobre una crisis informativa que en ese momento le preocupaba. Cuando me harté de él y le mandé a freír espárragos (¡que le compre quien le aguante!) no pasaron ni 24 horas antes de que me llamaran de un periódico para pedirme que fuera el día siguiente "con ropa de trabajo". Antes incluso de hablar con el que ahora es mi nuevo jefe ya había cubierto tres ruedas de prensa.

Moraleja: estamos en la era de Aquarius, así que haz lo que te de la real gana y no permitas que te etiqueten como "mileurista", sólo es una manera de tipificar un problema y luego decir que no se puede hacer nada por cambiar las cosas; quieren que lo aceptemos como normal y que nos resignemos. Yo no pienso resignarme nunca.
Publicar un comentario