miércoles, 14 de febrero de 2007

Pájaros


Me gusta febrero porque Madrid se llena de artistas migratorios que sobrevuelan la ciudad y se posan en las exposiciones y en los bancos comiendo las migajas que deja caer ARCO. Es un presagio de la primavera, mientras los días se hacen un poquito más largos y el arte toma las calles sin que nos demos cuenta.
Publicar un comentario