sábado, 10 de septiembre de 2011

Algunas ideas sobre poesía de Enrique Gracia Trinidad

Haciendo orden en casa siempre se encuentran cosas interesantes que creíamos perdidas o habíamos olvidado. Hace unos días yo encontré en casa un texto muy valioso para todas aquellas personas que se planteen ser poetas. Lo reproduzco a continuación textualmente. (Muchas gracias, Enrique, como ves tus lecciones no cayeron en saco roto)

Algunas ideas –no necesariamente originales– sobre poesía, de Enrique Gracia Trinidad. Son producto casi siempre de charlas con amigos, viñetas de humor sobre el tema, e incluso de cosas oídas que uno va retorciendo hasta hacerlas medio suyas, o, aún peor, de nadie. Es mucho más divertido hacer frasecitas medio en broma medio en serio que intentar hacer poéticas explicando lo que no debe explicarse, ¡y encima en serio! Valgan, al menos, para entretenimiento y reflexión de mis amigos y amigas de la tertulia-taller, a los que amenazo desde aquí con darles a conocer las otras muchas más que tengo. Algún día.


  • Los poetas deberían imitar a los astrónomos y no ponerse cursis cante la Luna.


  • La poesía, como el agua, no puede ser tan pura que no sepa a nada.


  • La poesía no debe tratar temas elevados sino elevar cualquier tema.


  • La poesía es como la vida, ni puede ni debe ser perfecta.


  • Contra lo que se cree, la poesía es hija de la palabra y el trabajo y sólo pariente (lejana) del sentimiento y la inspiración.


  • Sólo me gusta la buena poesía; la mala ni siquiera lo es.


  • Un poema que no aspira al milagro corre el riesgo de convertirse en chapuza.


  • No basta con sentarse y decir: hoy tiene que salir un poema perfecto.


  • Al prosista le es imprescindible el diccionario, al poeta debiera serle insuficiente.


  • Parece que la poesía es curativa, escribimos más cuando nos sentimos mal.


  • La poesía es primero un modo de mirar; después, un podo de contarlo.


  • Cuando un poema se atasca no queda más remedio que tirar de la cadena.


  • La poesía debe ser un cuchillo, pero no de esos romos para la mantequilla, sino punzante y con buen filo.


  • Si un poeta valora poco sus versos, malo; si los valora mucho, peor.


  • Para escribir, el poeta debe encerrarse en sí mismo, pero antes debe hacer todo lo contrario.


  • La buena poesía atrae a los inteligentes y aleja a los necios. La mala, al revés.


  • ¡Por favor, evitad que las personas que se dicen sensibles crean que eso es poético!


  • Si los malos maestros siguen confundiendo la rima con la poesía ¡qué se puede esperar!


  • La poesía es más el cristal de una ventana que el de un espejo.


  • Una imagen vale más que mil palabras, no lo dudo. Pero cuando se dice una palabra, millones de personas pueden formarse millones de imágenes. Haced la prueba.


  • El poeta puede explicar el porqué de un poema, no el qué.


  • Las supuestas palabras poéticas se han utilizado tanto que están desgastadísimas, así que usad palabras menos poéticas y a ver qué pasa.


  • El mundo es tan estúpido que la poesía podrá acabarse algún día, los poetas no.


  • Como en casi todo, lo peor de la poesía es que alguien negocie con ella.


  • Si alguien consigue la definición exacta de la poesía, yo me dedicaré a otra cosa.


  • Un poeta es un individuo lamentable que escribe cosas que los demás lamentamos no haber escrito.


  • Hacer un poema flojo es una pena, buscarle justificación un delito.


  • La poesía es como un dolor de tripa, no sabe uno si correr hacia el retrete o apalancarse contra la silla.


  • Un compositor debe ser al menos un correcto intérprete; un poeta debería ser un correcto lector en público.


  • ¿Por qué los poetas tienen tan poco humor para reírse de sí mismos?


  • La poesía es sublime mientras los poetas no se empeñan en escribirla.
  • Publicar un comentario