lunes, 7 de diciembre de 2009

Suspenden el ciclo "Poetas en Vivo" después de 13 años de recitales de calidad

Desde el blog del poeta y amigo Enrique Gracia Trinidad me llega la triste noticia de que Caja Madrid ha decidido suspender el programa de lecturas POETAS EN VIVO que, coordinado por el propio Enrique y auspiciado por esa entidad financiera, se celebraba en la Biblioteca Nacional con periodicidad mensual desde hace 13 años. Una decisión que se escuda en la crisis como justificante pero que, en mi opinión, delata la cruda realidad cultural de nuestro país en el que la calidad no importa, ni tampoco el interés general, y en el que sólo interesa aquello que contribuye a mantener el statu quo económico y político. O, dicho de otra forma, parece que en España la literatura en general y la poesía muy particularmente no merecen ser cuidadas.


Me explico: no es que la literatura y en concreto la poesía no interesen al público en general (no era público precisamente lo que le faltaba a POETAS EN VIVO, que llenaba el enorme salón de actos de la Biblioteca Nacional en cada recital), sino que no interesan a los que tienen la sartén por el mango. Porque la poesía no da dinero y, hoy por hoy, tampoco confiere poder. Resulta mucho más rentable seguir subvencionando el cine (por muy bodrio que sea) y mantener los privilegios de la leonina industria musical (cuyos productos son, por otro lado, cada vez más mediocres) porque a la hora de encabezar cualquier campaña dan mucho más juego las caras conocidas de actores, actrices y cantantes, que los desconocidos rostros de una pléyade de poetas que no salen en la tele.


POETAS EN VIVO no era un ciclo trasgresor ni novedoso, se basaba en algo tan sencillo como sentar en una mesa a poetas de alta calidad -muchos de los cuales forman parte ya de la historia de la literatura en español- y dejarles hablar de su obra, recitar y conversar con el público y con el propio Enrique Gracia, excelente presentador y conductor de todos esos encuentros, a cuyo carisma se debe en gran parte el éxito que el ciclo ha cosechado en sus casi cinco lustros de existencia.

Sin demasiada publicidad, más por el boca a boca que otra cosa, POETAS EN VIVO se convirtió pronto en un referente imprescindible para todos los amantes de la poesía, que acudíamos (reconozco que yo con menos frecuencia de la que me hubiera gustado, debido a mis compromisos profesionales), no sólo a encontrarnos con escritores y escritoras cuya obra conocíamos y admirábamos, sino también a descubrir voces y talentos a veces menos célebres pero muy interesantes.

La decisión de Caja Madrid de suspender este ciclo histórico que, por otra parte, tenía un coste muy moderado, no sólo es, en mi opinión, un error, sino una muestra más de los absurdos criterios que rigen la gestión cultural en muchas entidades de nuestro país.
Publicar un comentario