miércoles, 14 de octubre de 2009

Fotógrafos de África (Gorilas en Euskadi)

El pasado viernes se inauguró en la sala de exposiciones Kutxa Boulevard de Donostia-San Sebastián, la muestra "2009 Año Internacional del Gorila. Fotógrafos de África", con fotografías de Antonio S. Chamorro y Jesús Cardeña. Al acto acudieron, como es de rigor, amigos y familiares, pero también algún que otro personaje popular, como el célebre cocinero vasco Karlos Arguiñano, que pasó un buen rato comentando las bellas instantáneas y charlando con los fotógrafos.

Aquí os dejo algunas fotos de la sala y de la inauguración:








Tal y como se aprecia en la última fotografía, a izquierda y derecha de la gran fotografía que preside la muestra (abierta al público hasta el 25 de octubre) puede leerse un poema mío en euskera y castellano respectivamente. Es uno de los tres que escribí con motivo de esta exposición y que están incluídos en el catálogo "El Gorila de Montaña. Fotógrafos de África", para el que también escribí los textos y el prólogo.

He aquí el poema en cuestión, en su versión original y traducida:

II

¿Qué piensas al mirarme?
¿Te preguntas acaso
por qué escondo mi cuerpo con piel artificial,
por qué no me refugio en el abrigo que ofrece la canopia,
por qué me ladra el tiempo en las muñecas
y he olvidado
lo bella que es la música que modula el silencio?

Hoy la melancolía de tus ojos
me dice que no es miedo lo que sientes
sino cierta tristeza
y me pregunto
si es acaso tristeza por los hijos
que aceptaron el oro que robó Prometeo,
si es quizá porque sabes el secreto
del germen que nos une
o se debe a que piensas que los hombres
ya lo hemos olvidado.

GRACIA IGLESIAS

II

Zer pentsatzen duzu niri so zaudenean?
Agian galdetzen diozu zeure buruari
zergatik ezkutatzen dudan larru artifizialez gorputza,
zergatik ez naizen babesten kanopiak eskaintzen duen aterpean,
zergatik zaunka egiten didan denborak eskumuturretan
eta ahaztu dudan
isiltasuna modulatzen duen musikaren edertasuna?

Gaur zure begietako malenkoniak
esaten dit ez dela beldurra zuk dauazuna,
nolabaiteko tristura baizik,
eta galdetzen diot neure buruari
ea Prometeok osturiko urrea onartu zuten
seme-alabengatiko tristura ote den,
edo agian badakizulako batzen gaituen
ernamuinaren sekretua,
edota gizakiok jada ahaztu dugula
pentsatzen duzulako ote den.

GRACIA IGLESIAS

Publicar un comentario en la entrada