lunes, 1 de diciembre de 2008

Entrega de los Premios Ojo Crítico

Hoy, a las siete de la tarde, en el Círculo de Bellas Artes, ha tenido lugar en Madrid una gran fiesta de la cultura propiciada por Radio Nacional de España, que celebraba el 25º aniversario del programa El Ojo Crítico con la entrega de los premios culturales que llevan ese mismo nombre. Esta Domadora había sido invitada a asistir en calidad de amiga del célebre e inimitable Paco Sevilla que, junto con Esther Ramón, ha sido el ganador ex aequo del Premio Ojo Crítico de Poesía en esta edición de los prestigiosos galardones. Desafortunadamente no he podido asistir al evento, porque otro compromiso –del que hablaré en próximo post– me lo ha impedido. Sin embargo, he podido seguir la ceremonia por la radio y, en homenaje a Paco y a todos los premiados, quiero compartirla con vosotros. Así pues, el que lo desee, puede escuchar aquí la ceremonia en directo:



(*Para escucharlo bien parad primero la música de fondo del blog en el reproductor que aparece al final de la barra lateral derecha)

Dado que la grabación es muy larga daré un par de pistas a aquellos de mis elefantes que estéis especialmente interesados en la parte que le toca a la poesía, o aquellos de los muchos seguidores de Paco Sevilla que pueblan el ciberespacio y que, eventualmente, hayan podido recalar en este Vals abierto a todos: la entrega del premio de poesía se produce en el minuto 10, y a partir del 12 llegan las intervenciones de Paco y de Esther.

La lista completa con los nueve galardonados de esta decimonovena edición de los premios es la siguiente:


Premio Ojo Crítico de cine: Roser Aguilar
Premio Ojo Crítico de Poesía: Francisco José Sevilla y Esther Ramón
Premio Ojo Crítico de Teatro:Ana Zamora
Premio Ojo Crítico de Artes Plásticas:Lara Almarcegui
Premio Ojo Crítico de Narrativa:Jon Bilbao
Premio Ojo Crítico de Música Moderna:Vetusta Morla
Premio Ojo Crítico de Música Clásica:Pablo Saínz Villegas
Premio Especial Ojo Crítico:Pedro Almodóvar...

Siento no poder mostraros fotos del acto que, a buen seguro, debió ser muy vistoso. Si alguno estuvo allí y quiere compartir sus instantáneas, le invito a hacerlo para que sean colgadas de estos muros invisibles, siempre con su correspondiente atribución.

Pero mientras eso llega sólo me queda dar otra vez la enhorabuena a los afortunados.
Publicar un comentario en la entrada